Por qué Call the Midwife nunca volverá a ser el mismo

Por qué Call the Midwife nunca volverá a ser el mismo

Call the Midwife ha perdido personajes vitales antes. Jenny Lee (Jessica Raine) nos presentó por primera vez a Poplar y Nonnatus House (el drama se contó originalmente a través de sus ojos ingenuos) y la serie sobrevivió, posiblemente prosperó, cuando se fue al final de la tercera temporada. Pero después de la pérdida de la hermana Evangelina, la partera nunca volverá a ser la misma.



Anuncio publicitario

El final de esta noche en ABC vio a la hermana Evangelina, interpretada por Pam Ferris, fallecer mientras dormía de un presunto derrame cerebral. Y, aunque los fanáticos sin duda estaban angustiados cuando Jenny dejó el drama, sospecho que sentiremos la pérdida de la hermana Evangelina mucho más profundamente.

Mientras que Jenny era un lienzo para las historias de Poplar, la acerada hermana Evangelina era una parte integral de ellas. Desde que Raine se fue, el drama ha seguido girando sobre sí mismo, dejando que los Nonnatons ocupen el centro del escenario. La creadora Heidi Thomas se ha alejado del brillante material original de Jennifer Worth y les ha dado a las monjas y enfermeras historias difíciles, oscuras y reveladoras propias.

Uno de los únicos personajes nacidos y criados en la pobreza similar a Poplar, Evangelina era segura, capaz y sensata. Podía ser franca, pero también tenía un lado amable y eternamente agradable.

No era sonriente, femenina, retraída o dócil; no era nada que se suponía que fuera una mujer de su época. Ella era fuerte y no se disculpaba por ello. Ancló la vida en Nonnatus e inspiró a sus reclutas más jóvenes. Y, ya sea en bicicleta con gafas de sol o entrenando con la hermana Monica Joan sobre el último trozo de esponja Victoria, ella fue la fuente de mucha luz (algo que necesitamos cada vez más en Call the Midwife en estos días).

Estamos acostumbrados a que la comadrona nos haga sollozar, pero la muerte de Evangelina es una de las historias más devastadoras hasta la fecha. Después de cinco temporadas, decir que se echará de menos su presencia única sería quedarse corto.

Al menos, como el drama inteligente y sensible que sabemos que es, Call the Midwife contó la historia de la muerte de la hermana Evangelina a su manera.

Nuestra amada monja falleció a los 20 minutos de este final de una hora y, mientras sus amigos cercanos y colegas procesaban, lamentaban, realizaban los arreglos del funeral y dejaban que la vida continuara lentamente a su alrededor, los fanáticos tuvieron la oportunidad de despedirse adecuadamente de la integralidad del programa personaje.

Era una representación rara, realista y reflexiva del dolor que se mostraba en la pantalla. Su muerte no fue utilizada como un suspenso o un giro impactante. Fue suave, silencioso y desgarradoramente sincero. Demostrando una vez más que este espectáculo es mucho más que cunas y contracciones.

Anuncio publicitario

Call the Midwife regresa para un especial de Navidad a finales de este año y una sexta temporada en 2017